5 pasos para dejar de absorber la ENERGÍA NEGATIVA de las PERSONAS TÓXICAS ¡¡Muy interesante!!

La empatía no sólo consiste en reconocer las emociones que sienten las demás personas, sino que las sientes como si fueran también las tuyas propias. Un problema que tienen las personas muy empáticas es que absorben gran parte del dolor y el sufrimiento de su entorno. Esto les crea, además de malestar emocional y físico, un bloqueo a su capacidad para funcionar en un nivel alto.

Anuncios

Si eres una persona empática y tienes relación con alguien negativo, sabes lo tangible que puede llegar a ser su energía negativa. Esta es capaz de hacerte estar feliz a deprimido en cuestión de minutos. Cuando te rodeas de personas negativas, estas afectan notablemente a tu ritmo y forma de ver la vida. Es por eso que en la actualidad, son muchos los psicólogos y psiquiatras que están estudiando como defenderse de las conocidas “personas tóxicas”. Aprender a hacerlo es una herramienta esencial, así que hoy te enseñamos 5 maneras de detener la absorción de la negatividad de las personas:

  • Dejar de complacer a las personas:

Si alguien está cotilleando, quejándose o hablando mal de ti, no lo tomes como algo personal. Esto solo conseguirá que caigas aún más profundo dentro en su campo de negatividad, haciendo que dependas emocional y energéticamente de su opinión. Se compasivo contigo mismo y acepta de que no le puedes caer bien a todo el mundo. Eso no es algo malo, piensa que a ti también hay personas que no te agradan aunque a veces no encuentres un motivo. Todo el mundo tiene personalidad, gustos y opiniones diferentes y eso proporciona a cada persona una experiencia de vida distinta. No intentes cambiar tu forma de ser para agradar a alguien o para caer bien. Ámate primero a ti mismo tal y como eres, el resto de personas que también se van a enamorar de tu personalidad llegarán con el tiempo.

  • Saber cuándo decir “no”:

A veces nos da vergüenza, pena o miedo tener que decirle “no” a ciertas personas. Y cuando este sentimiento de culpabilidad se apodera de nuestro ser es porque anteponemos a los demás antes que a nosotros mismos. Si por ejemplo tienes un invitado en casa, ¿le permitirías que entrara en casa con los zapatos llenos de barro para que te ensucie el suelo?, o ¿le pedirías que los limpiara antes de entrar? ¿Qué pasa si lo invitas a cenar en una ocasión y por su propia cuenta se autoinvita el resto del mes a comer en tu casa? ¿O y si decide quedarse a dormir en tu casa sin invitación?

Ser generoso es una cualidad estupenda, pero hay que saber diferenciar entre ser generoso y que se aprovechen de ti y de tus buenas intenciones. No aceptes a gorrones, pesimistas, o vampiros emocionales del pasado con los que te sientes cómodo. Establece tus límites y haz que se mantengan. No te sientas mal por decir “no”, porque sino va a ser peor el sentimiento de arrepentimiento que vas a experimentar después por no hacerte respetar.

Anuncios
  • Deja de alimentar a la bestia:

Evita a toda costa a los “vampiros emocionales”. Para ello es importante que aprendas a identificarlos: son aquellas personas parasitarias que se alimentan de tu atención y afecto, te chupan completamente la energía. En un primer momento puede parecerte que invertir tu tiempo y tus esfuerzos en estas personas que merece la pena, pero después de verte en un bucle emocional siempre igual, te darás cuenta que nada más lejos de realidad. Estas personas te chupan la energía y tan solo traen problemas y situaciones complicadas a tu vida. Tienen sed de tu amor y atención, y nunca se quedan satisfechos… Ellos siempre van a actuar como la víctima.

Evidentemente, puedes ofrecer tu ayuda y apoyo a quienes lo necesiten, pero ten en cuenta que cuando tus esfuerzos no sirven para nada o cuando sus llamadas de auxilio comienzan a tornarse en llamadas de atención… Cuanto más atención intentas darle y ayudarle, menos resolución existirá.

No es tu responsabilidad solucionar los problemas de otras personas, especialmente cuando las personas no quieren resolverlos realmente. Ellos quieren ser la víctima y ser dignos de lástima. Es importante saber cuando cuándo retirarte de este tipo de personas y situaciones. Cuando sientas que tus recursos se agotan, ofrece tus simpatías y sal de la situación. No hay nada malo en negarse a participar en el drama de otra persona.

  • Retorno a la naturaleza:

A veces, lo que realmente necesitas es desconectar de todo y darte tiempo para ti mismo. Las energías caóticas de las personas tóxicas son difíciles de sintonizar, así que tomate un respiro y aléjate del mundo: escápate un fin de semana, una tarde, o incluso una hora para ir a un lugar tranquilo. Puedes ir a una playa, a la montaña o a la casa de un ser querido: cualquier lugar que te inspire paz es perfecto. Intenta relajarte respira profundamente y medita. Céntrate en llenar tu cuerpo con oxígeno fresco y eleva el ánimo, y cuando regreses a tu rutina diaria, te sentirás fresco y menos apto para absorber la negatividad de los demás.

  • Recuerda quién es responsable de TI:

Tú eres el único que puede opinar sobre cómo te sientes. Tú eres 100% responsable de lo que permites influir en tus pensamientos y emociones, y si cualquier aspecto de tu felicidad está fuera de equilibrio, tienes la capacidad para corregirlo. Tu propia percepción de ti mismo es más poderosa que la de cualquier otra persona, a menos que elijas desechar ese poder para tener su aprobación.

Una vez que eliges ser responsable de tus sentimientos, te liberas de la influencia de los demás. Cuando tienes la certeza de lo que eres y de cómo te quieres sentir, es mucho más difícil que otros puedan hacerte perder el equilibrio.

Toma decisiones deliberadas y toma el control de la positividad en tu vida. Elije situaciones que potencien tus energías y mantén el tipo de compañía que sólo aporte a lo que eres. Ámate a ti mismo lo suficiente como para decir “no” donde quiera que esté justificado, y aléjate de ambientes que no te sirven.

Anuncios

TE PODRIA INTERESAR

Loading...